lunes, 29 de junio de 2015

El Olvido

Envoltura que resguarda los recuerdos,
protegiéndolos de la vejes del tiempo,
y guardándolos en los abandonos.

Hasta que un día retornan,
la nostalgia aviva con su sabor agridulce,
calando al corazón de nostalgia.

14 de febrero

Desde que empezó la guerra, Nicaragua y su pueblo sufrían las atroces consecuencias. Según el gobierno de Somoza, se trataba de un grupo de guerrilleros subversivos, que trataban de desestabilizar la democracia del país, imponiendo el socialismo represivo, tal cual se vivía en Cuba y en los países socialistas, mientras los otros, los del Frente Sandinista de Liberación Nacional, se declaraban en contra de la dictadura de la familia Somoza y contra la influencia norteamericana. Fuera lo que fuera, los que sufrían las injusticias, era el pueblo, ya que los unos y los otros cometían atrocidades que motivaban que muchos ciudadanos abandonaran sus casas, huyendo a lugares “seguros” dejando atrás, todo aquello que con tantos sacrificios había logrado. 

sábado, 27 de junio de 2015

Bienquerer

Mi amor no se puede disimular,
si no lo dice mi boca,
me descubre el suspirar.

Él sabe que existe
porque tú lo creas,
cuando me miras.

LA FARSA (1)

Mario Estrada, un hombre de cincuenta y pico años, desde niño, al escuchar las historias que su padre le contaba sobre los detectives como Sherlock Holmes, Dick Tracy o del mexicano Pancho Reyes, había decidido ser un detective cuando fuera mayor. En efecto, en la actualidad llevaba más de veinte años como investigador privado, reconocido en su medio por su profesionalismo y entrega, además de su indumentaria que lo caracterizaba, su inseparable gabardina negra.

viernes, 26 de junio de 2015

Temporal

En este entretiempo entumecido,
sin más, que dejar correr el tiempo, 
mi corazón, se arpó
en encierro torcido,
enredándose en la evocación.

Tu amigo

Te di mi lealtad sin condición,
doblegando mi espíritu a tu dominación,
en tus peores circunstancias permanecí
sin importar hambres e inopias,
siempre fiel te seguí
con alacridades amorosas.

miércoles, 24 de junio de 2015

Arrebato

Sé que fue un arrebato,
en que me deje arrastrar,
a tu lado, no quiero estar,
lo nuestro jamás existió.

No desgastaré mi piel
en un furor temporal,
tu cuerpo sabe a hiel,
ambrosía empobrecida.

Te dejo en el pasado,
tus besos, son mentira 
hábil y malhadada,
tentación prohibida.

Una devoción perdida
de un corazón vacío,
espacio suspendido,
entre fantasía y mentira.


Lunaoscura

Steve

La vorágine de sonidos y siluetas me aturdía, pero quién me había mandado aceptar la invitación de Sofía, ahí en medio de ese ruido y de desconocidos, buscaba a mi amiga para despedirme. Recorría de una habitación a otra como un espectro que nadie podía ver o que a nadie le interesaba ver, cuando accidentalmente empuje a un sujeto que derramo el contenido de su copa sobre mi vestido, el contacto de la bebida con hielos, me arranco un suspiro. El hombre apenado, no dejaba de balbucear palabras incompresibles en tono de disculpa, mientras pensaba, “esta es la gota de derramo el vaso, me largo”. Sin intentar aceptar las disculpas, me di la vuelta buscando urgentemente la salida, estaba furiosa.

martes, 23 de junio de 2015

Una voz

Julián era un ejecutivo de una empresa editorial, que de unos meses a la fecha buscaba cualquier oportunidad para hablar a una de las empresas proveedoras de papel, la razón, se había enamorado una voz.

Resulta, que en una ocasión la entrega del papel no se realizaba, por más llamadas que hacía Margarita, su secretaría. Desesperado, él mismo marcó, después de unos momentos, fue atendido por la voz más dulce y sensual que jamás había escuchado, según la apreciación de Julián. Tan impactado quedo, que no atinaba a explicar el motivo de su llamada y con quién quería comunicarse.

La voz del otro lado del auricular, trataba de obtener una respuesta coherente, abochornado ofreció disculpas, con toda intención, comento la situación en la que se encontraba, era un pretexto para seguir disfrutando de la melodiosa voz, quien, diligentemente, le indicaba quien lo atendería.

Antes de que la mujer, le dijera el nombre, Julián se lo solícito, había sido tan atenta y eficiente. Algo consternada, se lo dio.

-       Susana Valdés, a sus órdenes.
-       Gracias Susana, me fue de gran ayuda.

A partir de ese momento, se hizo cargo de las llamadas a esa empresa, con el beneplácito de Margarita, era una tarea menos a realizar.

Entre consulta y consulta, había hecho amistad con Susana, se daba tiempo para platicar con ella. Llegó incluso a llamar únicamente para desearle un buen día.

En la editorial se tenía mucha prisa, había que publicar un documental y Julián era el encargado de revisarlo. Su voz, tiene el efecto del canto de las sirenas, eran los pensamientos de Julián cuando fue interrumpido.

-          ¿Hombre, ya revisaste el material?
-          ¡En eso estoy!
-          ¡En eso estás! Pues no veo que revises nada, ¿Qué pasa? ¿Hay algún problema?

Julián, no estaba en este mundo, con ojos de ensoñación tenía los papeles en la mano, pero no leía.

Hernán, al darse cuenta de la actitud de su compañero y amigo, se le acerco.

-       ¿Qué te pasa?
-       ¿Hay algún problema en casa?

Confundido, Julián trató de comportarse normalmente pero a Hernán no podía engañar.

-          ¿En casa?... no pasa nada –añadiendo-  ¡Si te cuento, te vas a burlar!

Hernán, fue aguijoneado por la curiosidad

-          ¡No, como crees! ¡Cuenta!
-          ¿Qué está pasando?

Con una sensación de ridículo y de emoción, Julián le comentó de Susana y su hermosa voz. Hernán, atento al relato, no sabía que pensar, no obstante, el ver la emotividad de su amigo, solo le quedo preguntar.

-       ¿Ya la conoces? ¿Qué piensas hace? ¡No puedes seguir así! ¿Has pensado, si cuando la conozcas no es bonita?

Hasta ese momento, Julián no se le habían ocurrido esas cosas.

-       ¡No, no la conozco! No tengo idea de cómo es. ¡Qué te digo, no entiendo que me pasa!
-       ¡Bueno, bueno en la comida platicamos! – fue el comentario de Hernán- En este momento urge que revises esos papeles.

Hernán, dejo a Julián con más dudas, pero con una sensación de deshago. No obstante, se puso a trabajar con ahínco.

Como a las dos de la tarde, llamaba a Margarita para entregarle el documento para hacer las correcciones y posteriormente lo llevara a la imprenta.

A eso de las tres y media, tocaron a su puerta, era Hernán que pasaba por él para ir a comer.

En el restaurante, lo primero que pidieron fue un par de cervezas frías, lo propio para refrescar las ideas. En tanto, Hernán empezó con el interrogatorio. ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿A dónde? 

 Julián, trataba de responder a todas las interrogantes de Hernán. No muy convencido este, hizo la pregunta fatal.

-       ¿Ahora, qué?

Muy buena pregunta… pero Julián, no tenía la menor idea de ¡Ahora que!

Hernán, insistía en que la invitara a salir, qué más podría pasar, que una vez que la conociera continuara saliendo con ella, o bien, debut y despedida. En ambos casos, Julián ya conocería a la dueña de la voz que tanto le fascina. Julián, tenía sus reservas, si se enteraba Mariana, su esposa.

Situación que le comento a su amigo, este presto le dijo.

-          ¡No, como crees! Mariana no se imagina que tú andes de enamorado por ahí.

-       ¡No ando de enamorado! - protesto Julián- Solo me gusta su voz.
-       ¡Aja! Así se empieza.

Este último comentario de Hernán, inquieto a Julián, pero no dijo nada.

Julián llegó a su casa, lo invadía una sensación incomoda. Oyó una voz que le decía.
-       ¡Ya llegaste! –era Mariana, su esposa-
-       ¿Cómo te fue?
-       ¡Bien, gracias! –la misma respuesta de todos los días-
-       ¿Te preparo algo de cenas?
-       No, gracias, dime tú, ¿Cómo te fue en tu día?

Mariana, le dijo una lista de actividades que realizó; así como, las cosas que se tenían que pagar, los reportes de los hijos, etc. Después del reporte, se retiraron a la recamara.

Julián, no podía conciliar el sueño. ¿Una voz, podía ponerlo en ese estado? No, había algo más. Mentalmente hizo un recuento de su vida, tenía un buen empleo, una buena familia, Mariana era una magnifica esposa y madre. ¿Entonces que le faltaba?

Bajo esa incertidumbre, recordó las palabras de Hernán. Invítala a salir… Mariana no se imagina que tú… Si, que tiene de malo, solo será una invitación a comer… El sueño lo venció.

Al día siguiente, en su oficina, tomo el teléfono y le marco a Susana, para invitarla a comer.

-       ¡Buenos días, en que puedo servirle!
-       ¡Buenos días, Susana, soy Julián!
-       Ah, buenos días, ¿Cómo estas?
-       Bien, solo te hable para invitarte a comer, ¿Qué te parece?
-       ¿Cuándo?
-       Hoy, si puedes.
-       ¡Hoy!… ¿A qué hora?
-       A las tres, yo paso por ti.
-       Es que…
-       ¿Es, qué?
-       Mi salida es a las dos.
-       Bueno a las dos pasas por ti.
-       Okay, nos vemos en la entrada.
-       Una pregunta, ¿Cómo te reconozco?
-       Ah, vengo vestida con un traje sastre color rosa.
-       Okay, nos vemos al rato, te un buen día.
-       Gracias, igual tú.

Satisfecho empezó a trabajar, le informo a Margarita que saldría a comer antes de las dos.

Momentos más tarde lo fue a ver Hernán, le comento que había invitado a comer a Susana. Hernán lo ánimo, y socarronamente le dijo.

-          ¿Qué es una pequeña travesura?
-          Julián, se sintió incomodo, pero no dijo nada.

A la una con treinta, tomo su saco, le informo a Margarita que se iba a comer, si se requería algo que le hablara al móvil. Bajo al estacionamiento y abordo su vehículo, el corazón le palpitaba rápido, sentía una exaltación que tenía mucho tiempo no la experimentaba.

Finalmente, estaba en la entrada del edificio en donde Susana trabaja, había llegado cinco minutos antes, sé estación enfrente. Exactamente a las dos, una chica con traje sastre rosa, salía del edificio. El corazón estaba por salírsele del pecho, parecía un jovenzuelo. La observo a lo lejos.

Era una chica joven, delgada, simpática de facciones, sencilla en su indumentaria. Volteaba de un lado y al otro de la calle, estaba esperándolo.

Él se bajó del vehículo y cruzo la calle, se aproximó a ella y saludo.

-          ¡Hola, buena tarde, soy Julián!
-          ¡Hola, soy Susana, mucho gusto! –la chica tenía la mejillas encendidas, eso le daba un toque de candidez que no pasó desapercibido para Julián.
-          ¿Dime, a dónde vamos a comer?
-          ¡No sé! Yo como en un restorancito aquí cerca, no sé si quieras ir.
-          ¡Pues vamos! –le recordó sus tiempos menos afortunados.

Ella se adelantó unos pasos, él se percató que no necesitaba el carro y la siguió hasta emparejarse con ella. Platicaron de trivialidades, hasta llegar al restaurante, una vez ahí, pidieron la carta e hicieron su pedido.

Él se enteró que tenía veinticuatro años, estudiaba y trabajaba, que era de provincia y vivía con unos tíos. Que después de comer tenía que ir a la Universidad. Él se limitó a diciendo que tenía muchos años, que trabajaba desde más de veinte años en la empresa editorial, que era licenciado en comunicación y que era de la ciudad.

Después de la comida, Julián le solicitó, que le permitiera acompañarla a la Universidad.

-       Pero tienes que regresar a la oficina, vas a llegar tarde.
-       No te preocupes, yo hablo con mi jefe –esa fue su respuesta.
-       ¡Está bien! Espero que no te traiga problemas.

Julián detuvo un taxi, años luz que no lo hacía. La llevo a la escuela, ella le agradeció y se despidieron con un simple ¡Adiós!

En la oficina, lo esperaba Hernán, por supuesto, quería saber cómo era ella, si tenía la voz como se le oía al teléfono, si era guapa, todo, todo…

Julián comentó sus impresiones, le confirmo que su voz en verdad era hermosa… tan dulce… sensual… melodiosa. Pero sobre todo, que en su compañía había revivido una parte de su vida que había olvidado.

Hernán, como viejo lobo de mar, se dio cuenta por donde podría terminar esto y le pregunto.

-       ¿La volverás a ver?
-       Creo que sí, es una chica muy simpática.
-       Solo ten cuidado, no te vayas a enredar. ¡Okay!
-       ¡Cómo crees!, solo la veo como una amiga, es muy joven.
-       Bueno, solo te prevengo.

Después de esa salida a comer, le siguieron otras tantas. En Julián había ocurrido una metamorfosis, estaba rejuvenecido, más alegre y dinámico. Cambio que fue percibido por todos, incluyendo Mariana.

Una noche en cuanto llego a casa, Mariana lo confronto.

-       ¡Tienes una amante, Julián!
-       ¿Cómo, qué dices mujer? –su asombro y susto fue mayúsculo-
-       ¡No, mientas!
-       ¿Qué te pasa, porqué lo dices?
-       ¡Estás diferente!
-       ¿Diferente, en qué?
-       No sé, te siento como muy feliz.
-       ¡Ah! Estar feliz, implica que tengo una amante.
-       Dime la verdad… sino yo la averiguaré.
-       ¡Haz lo que quieras!

Esa noche, cada quien durmió atrincherado en su lado de la cama.

A la mañana siguiente, lo primero que hizo Julián, fue llamar a Hernán, lo invito a desayunar. En el desayuno, le comento sobre la escena de celos de Mariana, lo injusto que esta acusación era, Susana, era su amiga, solo eso. Hernán, lo dejó desahogarse y comento.

-          Julián, nunca una mujer aceptara que un hombre se sienta feliz con otra mujer que no sea ella.
-          Pero solo es una amiga, con que se puede platicar sin que me esté diciendo que hace falta, que hay que pagar y todas esas cosas. Incluso, me motiva para que siga estudiando. ¡Qué hay de malo!
-          Hernán, le dice- ¡Nada!, pero las esposas no entienden de eso. Amigo, llegó el momento de volver a la realidad- sentenció.

No es justo que tenga que separarme de Susana, no he hecho nada indebido. Hablaré con Mariana, le explicaré las cosas. Esa noche, en cuanto llegó a su hogar, le dice a Mariana que tienen que hablar, esta teme lo peor.

Julián, le cuenta la historia, Mariana está más pálida que la cera, no dice nada. Finalmente, él señala, que Susana y él son solo amigos. Mariana, en un arranque de celos, le pide el divorcio.

-       ¿Por qué?
-       ¿Por qué? Es inminente que ya no eres feliz conmigo, y antes de que las cosas se pongan peor entre nosotros, es mejor terminar.
-       ¡Oye, pero los chicos, nuestro matrimonio, nuestra familia, lo que hemos vivido!
-       Al parecer, eso ya no te es suficiente.
-       ¿Cómo dices eso?
-       Sabes que son mi mundo. Me parece una exageración de tu parte.
-       Nada de exageraciones, es la realidad.
-       ¿Qué quieres que haga?
-       ¡No sé, esa es tu decisión!

Mariana, se retira dejándolo solo con sus pensamientos y sus sentimientos. Esa noche se queda a dormir en la sala.

Muy temprano, se levanta, en el trayecto a la oficina, le marca a Susana, quiere hablar con ella urgentemente. Ella, alarmada acepta, se ven en el restaurante de costumbre. Cuando llegó, Julián ya estaba, su semblante estaba desencajado. Alarmada le pregunta.

-       ¿Qué paso?
-       A boca de jarro, él le dice- Ya no puedo seguir siendo tu amigo.
-       ¿Por qué, que hice? – Susana con la sorpresa dibujada en el rostro.
-       Nada, solo que si sigo con nuestra amistad pierdo a mi familia.

Susana, no responde entiende lo que está pasando, se levanta de la mesa y sin decir palabra, se aleja. Julián, la ve marcharse, no la detiene, después de un rato él también y se dirige a su trabajo.

No tiene ánimos de hablar del tema con Hernán, durante algunos días lo evade. Finalmente, se reúnen le comenta lo acontecido, su amigo, guarda silencio.

Después de hablar con Mariana y “arreglar” las cosas, todo volvió a la normalidad… cuentas que pagar, desperfecto a arreglar, informes de los hijos, etc.


Lunaoscura

Cuento cuyo inicio es…

Cuando Mario, abrió los ojos y giró en la cama, se dio cuenta de que estaba solo. En otro momento, hubiera pensado que su esposa estaría en el baño o preparando el desayuno de los niños, pero el completo silencio de la casa, le recordó que ya no estaban.

María

Esa anciana que está en la esquina de la cuadra, se llama María. Día a día se levanta con la única meta de salvar la jornada.

Pequeña, delgada con el cuero curtido por el arduo trabajo doméstico, no pierde la esperanza, afanosa va tocando de casa en casa ofreciendo sus servicios.

Está sola en el mundo, viuda desde joven se dedicó a la crianza de sus ocho hijos. La vida se le fue en un suspiro, los hijos emigraron olvidándola.

lunes, 22 de junio de 2015

Búscame

Comenzaba el otoño, una estación muy especial, es la parte lindante entre la luz y la sombra, una estación melancólica de color ocre que tapiza el suelo con hojas marchitas, de vientos fríos y nubes borrascosas. Algunas personas, no les gusta y solamente quieren emigrar como las aves, hacia lugares cálidos y playas doradas donde poder caminar descalzos, contemplando el atardecer y dormir arrulladas por las olas. A mí me gusta, creo que va con mi personalidad... Esos eran mis ensimismamientos, cuando el sonido del teléfono, me devolvió a la realidad.

Amor de tarde

En mis horas de otoño,
en estado letárgico
dejaba correr el tiempo
sin ninguna ilusión.

Súbitamente, vienes
embriagando de candor
los días grises
mi incolora existencia.

Mañana

No siempre tío Gavin desempeñó su cargo desde que lo designaron fiscal del distrito. En una oportunidad, hacía ya más de veinte años, interrumpió sus funciones durante un lapso muy breve, tan breve que solo los viejos lo recordaban y, aun así, muchos de ellos lo habían olvidado. Porque en esa época le tocó actuar solamente en un caso, como abogado.

William Faulkner

New Albany, EE UU, 1897-Oxford, id., 1962. Escritor estadounidense. Pertenecía a una familia tradicional y sudista, marcada por los recuerdos de la guerra de Secesión, sobre todo por la figura de su bisabuelo, el coronel William Clark Falkner, personaje romántico y autor de una novela de éxito efímero. En Oxford, la escasa atención que prestaba Faulkner a sus estudios y al puesto que le consiguió su familia en Correos anduvo paralela a su avidez lectora, bajo la guía de un amigo de la familia, el abogado Phil Stone.

domingo, 21 de junio de 2015

En tres tiempos

Mayra, estaba sentada en una esquina de aquel antro de ambiente nebuloso, había asistido a petición de su amiga. En ese momento, se encontraba sola, Lisa estaba bailando, plácidamente disfrutaba de un cigarrillo y una copa, inmersa en múltiples ideas, en ese momento, se escuchó un tango, un hermoso tango, que por supuesto a ella le gustaba, Uno, era su nombre, con la melodía en sus oídos, desenfadada volteo a la pista de baile.

Florecilla

Rozagante capullo de dulce inocencia,
mariposilla deslumbrada,
la mentira de felicidad eterna te seducía.

La cruel realidad, desfloro
tu candidez y lozanía,
hoy deambulas con mirada perdida.

El Gato

Ven, a mi mimoso;
encadéname en tus garras
que me hundiré en tus bellos ojos
mezcla de metal y ágatas.

Mis dedos acariciaran
tu lomo elástico,
embriagándome de placer
en tu cuerpo eléctrico.

viernes, 19 de junio de 2015

Abrásame


Ven, acércate y abrázame,
que tu calor rodee mi cuerpo
y tu regazo sea mi reposo.

Silencia mi reflexiva razón,
déjame escuchar los sentimientos
que dé tu corazón emanan.

miércoles, 17 de junio de 2015

Kudalini

Esta noche la razón
aletargada descansa,
la serpiente ha despertado
de su sagrado sueño,
asciende ciñéndose en
serpenteante movimiento
con influjos de visiones
y sonidos miríficos.

Hoy necesito

No cuestiones mi pasado
no te atormentes con el ayer,
eso no importa, dejo de ser.

Eres mi presente y mi todo;
yo necesito que me abraces
con el amor que puedes ofrecer.

Amor

Sublime locura que inunda la razón,
no distingue ni raza ni color,
el afectado es siempre el corazón.

Nadie escapa a este terrible mal,
jóvenes y viejos delirando van,
transfigurados rostros con ambrosía letal.